El establecimiento de áreas naturales protegidas privadas ha surgido como una opción reciente de conservación in situ en el Norte de Argentina. En particular, en las Yungas, la Reserva del Huaico, aporta significativamente a algunos aspectos esenciales de un área protegida, como la investigación científica aplicada, el manejo efectivo, la inclusión de actores locales y la oferta de experiencias turisticas de alta calidad a los visitantes.

Se ha adoptado un enfoque de gestión de la Reserva del Huaico como área núcleo, con manejo efectivo en cuanto a prevención de usos no permitidos como cacería, extracción de madera, leña, helechos, musgos, tomas clandestinas de agua, quemas intencionales e ingreso de ganado. Para ello se ha incorporado personal permanente de la comunidad local y se ha delimitado y alambrado todo el perímetro de la reserva. El personal ha sido capacitado también para apoyar las actividades de investigación y monitoreo, de control de especies exóticas vegetales invasoras, de control de procesos erosivos y en la atención de visitantes.

Proyecto de control de Ligustrum lucidum

El Sereno o Ligustro (Ligustrum lucidum) una especie arbórea originaria del Sudeste Asiático, fue introducida en el Valle de Lerma en la década del ’30 como cerco vivo y se expandió rápidamente en quebradas y sectores húmedos. Con extraordinaria capacidad invasora, por su rápido crecimiento y habilidad para captación de agua, compite con éxito con las especies arbóreas autóctonas, logrando establecer en pocos años stands puros donde antes se desarrollaba la selva de montaña.

El proyecto de control comenzó en otoño de 2004, centrado en la remoción de ejemplares adultos. A la fecha, se ha eliminado el 98% de árboles a partir de 10 cm de DAP y se mantiene la actividad de monitoreo y remoción de renovales que provienen de áreas vecinas a la Reserva.